Cómo ayudar a un depresivo

Enlace Patrocinado

Es necesario saber cómo ayudar a un depresivo porque la persona que se encuentra atravesando esta afección puede no reconocerla o tal vez la niega y por ende si no es con ayuda no podrá salir de ella.
Ante todo es importante entenderla y a su vez entender que le puede ocurrir a cualquier persona más allá de su estilo de vida, condición social o edad e inclusive puede tratarse de un niño.
Si bien la persona estará recibiendo una ayuda terapéutica a su vez el familiar le debe prestar su ayuda escuchándola y sin criticarla. El individuo se siente dentro de un conflicto que aunque para otras personas no reporte importancia no puede escuchar que se minimice su importancia.
Tampoco necesita escuchar que lo aconsejen o se le indique cómo proceder.
Necesita ser reanimada escuchando y viendo actitudes positivas de otras personas. Buenas noticias de sus seres queridos la reanimarán. De este modo se involucrará con aspectos positivos de la vida de sus seres querido y podrá pensar que existe una posibilidad de cambio en su vida.
Dado que una persona con depresión intentará aislarse, dejando de lado la vida social debe ser invitada a salidas y reuniones pero sin demasiada insistencia para esas salidas, ya que no es conveniente ejercer presiones hasta tanto logre aceptar las salidas y pueda darse cuenta que al salir se siente mejor.
Cómo ayudar a un depresivo

Es importante tener en cuenta que al ayudar al deprimido se estará utilizando energía propia, energía que desgasta, pues este desgaste puede conllevar a problemas psíquicos de quien pretende ayudar.
Por ello esta persona que coloca toda su energía para ayudar debe mantenerse fuerte psicológica y emocionalmente, pues el deprimido debe saber que esa persona tiene un límite para su ayuda y por ende necesitará esforzarse para ayudarse a sí mismo.
De hecho ambas personas cuentan con problemas.
En conclusión ante todo se debe apelar al diálogo, escuchar a la persona deprimida, dejar que hable y entenderla sin juzgamientos.
No criticarla, mirar la situación conflictiva desde su punto de vista.
No tenerle ni demostrarle lástima. No necesita una sobreprotección aprobándole todo lo que pide, ya que al ceder a sus caprichos sus síntomas se elevarán.
De a poco se le expone las consecuencias de su actitud, consecuencias contraproducentes para su vida personal, como un trastorno de angustia.
Hacerle entender que necesita de una ayuda profesional, ya que el entono familiar debe continuar con sus propias obligaciones y resulta imposible permanecer girando a su alrededor.
De este modo se le hace entender que puede contar con la ayuda pero será tarea del depresivo regresar a su vida anterior.
Tampoco se debe ignorar los sentimientos que está paciendo, sentimientos negativos que pueden llegar a concretar como un intento de suicidio, pues el depresivo siente deseos de morir.
Por último intentar invitar a ese individuo a cualquier actividad a fin de que se sienta querido, pues lo peor que se le puede hacer a una persona en este estado es dejarla en soledad, pues esta actitud no es lo correcto para ayudar a un depresivo.

Speak Your Mind

*